Premio Fair Play del Panathlon para Avril y el club Ombú

2018 05 15 fair play avril slider

La ceremonia de entrega de los Premios Fair Play del Panathlon Club Montevideo tuvo un emotivo final, cuando a propuesta de la Organización Nacional de Fútbol Infantil (ONFI), se premió a Avril Texeira y al club Ombú, que en las categorías de niñas compitió en la temporada 2017, por la Asociación Uruguaya de Fútbol Infantil (AUFI).

FOTOS: Leticia Bueno (Sria. CPDU)

En el acto, que tuvo lugar este martes 15 de mayo en el mítico Museo del Fútbol del Estadio Centenario, estuvieron presentes la presidenta del club, Karina González; el orientador técnico, Ricardo Solari; Melany y Emily en representación de las jugadoras; además de Marisel y Soledad, mamá y hermana de Avril, una niña no vidente que integra el plantel de Ombú y que tal como destacáramos en el final del Torneo Presentación, en marzo de 2017, fue protagonista de uno de los valores más importantes que transmite el fútbol infantil: La solidaridad más allá de los colores.



Aquel día, Avril saltó al campo de juego en los últimos minutos del partido y fue rápidamente integrada tanto por sus compañeras de equipo, como por las jugadoras de Liverpool, el rival de turno, donde juega Luana, más conocida como "Pollito", quien espontáneamente la tomó de la mano y la guió hasta su propio arco, para que Avril pudiera anotar un gol para Ombú, que fue celebrado por niñas y familias de ambos equipos.

En la presentación del premio, estuvo el vicepresidente de ONFI, el entrenador Jorge Burgell, quien explicó los motivos por los cuales la Organización propuso el premio, tanto a Avril como a su club:

"Nuestra propuesta se dirigió a premiar al club Ombú, que en la categoría de niñas compitió en la temporada 2017 en AUFI, una de las 63 Ligas que integran ONFI. El premio, en especial, debía distinguir al club y al orientador técnico Ricardo Solari, responsable de los equipos de niñas de la mencionada institución, sita en Camino Maldonado y Libia. 


Solari ha incluido en su equipo, con las debidas prevenciones, a la niña no vidente, Avril Texeira, en su formación Sub 11. Ella tiene 9 años y deseaba fervientemente jugar, al igual que otras niñas. La mamá probó suerte en otros clubes, sin éxito. Sin embargo, Solari aceptó el reto, leyó lo que pudo para afrontar el desafío, mejoró su preparación específica y le comenzó a dar un lugar en las prácticas del club con plena aceptación de las que luego serían sus compañeras y guías.

La cadena inclusiva que provocó Solari en el club Ombú no solo tuvo repercusiones puertas adentro, sino que despertó solidaridades de los equipos contrincantes, que ayudaron a que Avril disfrutara del juego y llegara a hacer goles, guiada por compañeras y rivales".

Tenemos mucho para aprender del fútbol de niñas; y estos gesto de solidaridad son uno más de los tantos que deseamos contagiar en el fútbol infantil de todo el país. 

Estos fueron todos los premiados por el Panathlon Club Montevideo: 

 

 

¡SUSCRIBÍTE A NUESTRO BOLETÍN!

faster